En la fase de elaboración del Plan siempre se tienen en cuenta el estilo de vida de los padres y sus preferencias, para que de esta forma, sus hábitos y rutinas no se alteren en la medida de lo posible; de esta forma, la ejecución del Plan de sueño será lo más sencilla posible para ellos.

Entendemos la dificultad de cambiar los hábitos de sueño. Es un proceso que necesita tiempo y paciencia, pero es fundamental que los padres se mantengan firmes y consistentes a la hora de llevar a cabo el Plan.

“Un coach enseña, dirige y apoya a los jugadores pero no puede jugar el partido por ellos, no puede marcar gol por ellos. Aún y cuando el partido se pierde, el coach da las estrategias para hacerlo mejor la próxima vez.”

Como Coach del sueño os enseñaré, guiaré y apoyaré durante todo el proceso, pero va a depender de vuestro esfuerzo, compromiso y consistencia, el que logréis vuestros objetivos.

Si seguís el Plan tal y como lo diseñamos y no hay ningún problema médico o físico que pueda impedirlo, puedo aseguraros que funciona.