LAS SIESTAS: CÓMO ALARGARLAS, SIESTAS DE EMERGENCIA Y SUS TRANSICIONES

Inicio/Pedagogía del Sueño/LAS SIESTAS: CÓMO ALARGARLAS, SIESTAS DE EMERGENCIA Y SUS TRANSICIONES

LAS SIESTAS: CÓMO ALARGARLAS, SIESTAS DE EMERGENCIA Y SUS TRANSICIONES

Una de las razones más importantes de los problemas de sueño nocturno en los bebés y no tan bebés, es la falta de sueño diurno. Las siestas son fundamentales para que nuestros hijos puedan dormir bien por las noches.

Uno de los grandes mitos del sueño es: “Deja a tu bebé más horas despierto durante el día y descansará mejor por la noche”.

Es importante saber cuantas horas deben dormir durante el día y cumplir con los horarios y rutinas establecidas, de esta manera, facilitaremos también, su descanso por las noches.

¿CUÁNTO DEBE DURAR UNA SIESTA?

Es importante saber que esto no aplica a bebés menores de 6 meses puesto que hay veces que son capaces de alargar las siestas, pero normalmente no pueden. 

Es normal que un bebé, antes de los 6 meses, haga siestas de 20-30 minutos y sean reparadoras. 

A partir de los 6 meses es cuando empiezan a organizar el sueño y en estos casos podemos insistir en que hagan siestas más largas, pues ya están preparados para ello. En estos casos las siestas deben ser mínimo de 45 minutos para completar un ciclo de sueño completo y conseguir así una siesta reparadora que ayude a disminuir el numero de despertares nocturnos.

¿Y SI MI HIJO NO DUERME LO QUE NECESITA?

Este es uno de los puntos más importantes para conseguir una rutina de siestas perfecta. Si tu bebé no duerme lo suficiente para su edad es importante insistir en alargar las siestas, sea de la forma que sea. 

Recordad que es más importante que duerma lo que tiene que dormir a cómo o donde se duerme.

Si no resulta fácil alargar esa siesta, podéis enfatizar bien en los siguientes puntos

  • Oscuridad: La oscuridad activa la secreción de la melatonina, por lo tanto, va a ayudarles a conciliar el sueño. Si tiene menos de 4 meses, se recomienda hacer alguna siesta con algo de luz.

  • Ventanas de sueño: Controlar los periodos de vigilia en cada etapa del desarrollo, es fundamental para asegurar buenas siestas.

  • Rutina: Hacer una pequeña rutina unos 5 minutos antes de la hora de la siesta, ayuda a inducir el sueño. Las rutinas de sueño hacen que les resulte más fácil asociar que es hora de dormir y les ayuda a relajarse. Para ello, la rutina debe de ser prácticamente igual en todas las siestas. Un ejemplo podría ser, después de dar el pecho:

    • Cambiar el pañal.
    • Poner el pijama o saquito.
    • Bajar las persianas y apagar las luces.
    • Cantar una breve canción.
  • Señales de sueño: Detectar las señales de sueño a tiempo es importante para que no lleguen demasiado cansados a la hora de la siesta.

Un buen aliado siempre puede ser un ruido blanco y un objeto de seguridad.

Si quieres intentar alargar las siestas en la calle y tu bebé no es capaz (a la gran mayoría de los bebés les resulta difícil hacer siestas reparadoras, llegada una edad) te recomendamos:

  • Eliminar la estimulación visual y la luz directa.
  • Disminuir el ruido ambiental utilizando un ruido blanco.
  • No saltarse el horario de siestas, aunque esté en la calle e igualmente, insistir si la siesta ha sido demasiado corta.
  • Llevar su objeto de apego y chupete para que identifique que llega el momento de dormir.

Recordemos de nuevo, que esto no aplica para menores de 6 meses ya que antes es importante que hagan siestas con luz para diferenciar el día de la noche, sobre todo antes de los 4 meses.

TRANSICIONES DE SIESTAS

Todas las transiciones de siestas son complicadas. Estar bien informado sobre cuando puede llegar este cambio, y ser paciente en estos días es fundamental.

¿Cómo saber si nuestro bebé está preparado para pasar de 3 siestas a 2 siestas?

Si tu bebé tiene entre los 6-8 meses, hasta ese momento dormía bien sus 3 siestas y de repente empieza a:

  • Rechazar alguna de ellas.
  • Alargar demasiado la tercera siesta.
  • Aparecen más despertares por la noche o despertares más tempranos.

Lo más probable es que este preparado para hacer la transición a 2 siestas.

¿Cómo llevar a cabo el cambio progresivamente?

  • Alargar las ventanas de sueño entre el despertar y la primera siesta y entre la primera y la segunda siesta, poco a poco. Las ventanas de sueño a esta edad son de 3h aproximadamente.
  • Si es necesario, adelantar la hora de acostarse para que no llegue sobre cansado a la hora de dormir.
  • Continuar con las mismas rutinas de sueño y no introducir muletillas de sueño para dormir.
  • Insistir en que las siestas sean reparadoras.
  • Paciencia durante las noches, los despertares irán disminuyendo en cuanto se ajuste el horario.

Si tu bebé no tenía rutina de siestas, siestas muy cortas o muchos despertares nocturnos es mucho más difícil apreciar ese cambio.

La transición de 2 siestas a 1 siesta es uno de lo momentos más complicados en el sueño de los bebés, puesto que el horario debe reajustarse y normalmente afecta al sueño nocturno.

En el caso de dormir la siesta de la mañana más larga y empezar a rechazar la de la tarde, habría que retrasar un poco cada día esa siesta de la mañana hasta alcanzar el horario ideal (unas 5-6 horas desde que se despierta por la mañana).

Por otro lado, si la siesta que rechaza es la de por la mañana y normalmente hace la de la tarde más larga habría que adelantar el horario.

Es importante saber que esta transición suele ocurrir entre los 14 y 18 meses y que se confunde fácilmente con la crisis de crecimiento de los 12 meses. A los 12 meses es conveniente que sigan durmiendo 2 siestas y que, aunque le cueste dormir o las rechace durante un tiempo, no es porque necesiten menos horas de sueño 

Esta transición no ocurre de un día para otro, por lo que es posible que durante unos días necesite 2 siestas y otros días 1 siesta hasta que se ajuste la rutina.

Lo fundamental es tener paciencia mientras se ajusta el horario y ser conscientes de que esto puede afectar al sueño nocturno durante unos días.

SIESTAS DE RESCATE O EMERGENCIA

Las siestas de rescate o de emergencia son aquellas que nos ayudan a compensar la falta de sueño de las siestas anteriores. 

Tiene como finalidad evitar que tu bebé llegue excesivamente cansado a la noche y con ello tenga menos despertares nocturnos

Se deben hacer siempre que veamos que son sobre las 16-17 de la tarde y seamos conscientes de que nuestro bebé no ha dormido lo suficiente en las siestas anteriores. Lo ideal es que sea lo suficientemente larga como para que sea reparadora, es decir, debe durar unos 45 minutos y no debe ser excesivamente larga porque sino también afectaría de forma negativa a la hora de dormir.

¿CUÁNDO DESAPARECEN LAS SIESTAS?

La siesta desaparece entre los 3 y los 4 años. Hay muchos niños que necesitan dormir una siesta hasta los 4 años y que, como hemos dicho antes, sino descansa lo suficiente durante el día le costará dormir bien por la noche.

Lo cierto es que, sobre los 3 años casi todos los niños dejan de dormir la siesta. En estos casos, habría que intentar que durante 1 hora al día este tranquilo y descansado aunque no duerma.

En el caso que tu hijo duerma peor, desde que dejó la siesta debes intentar que se acueste un poco más temprano, esto suele ayudar mucho tanto a conciliar el sueño como a descansar mejor.

Por |2021-06-08T14:00:13+02:00mayo 4th, 2021|Pedagogía del Sueño|Comentarios desactivados en LAS SIESTAS: CÓMO ALARGARLAS, SIESTAS DE EMERGENCIA Y SUS TRANSICIONES